z

Diccionario de la Música en el Paraguay

Dupuis Francisco Sauvageot de

Director de Banda

Nació en París, Francia en 1813. Llegó al Paraguay en 1853 contratado por el gobierno de López como Jefe de Música al servicio de la República,  para la formación de bandas de música militar y como profesor de música de la Academia Literaria. Sus honorarios eran superiores al de los Ministros de Estado (En 1856 percibía 100 pesos mensuales, mientras que el Ministro de Guerra y Marina Francisco Solano López recibía 50 pesos). Fue también director del Colegio Nacional y maestro de los primeros músicos profesionales del país como: Cantalicio Guerrero e Indalecio Odriosola. A su muerte dejó conformadas más de 20 agrupaciones musicales. Está considerado como uno de los presuntos autores de  la música del Himno Nacional del Paraguay,  y autor de una Marcha al Mariscal López. Acerca de su labor se refería el periódico La Democracia (13 de marzo de 1858)  « El inteligente y activo Dupuis presentó en la última revista 74 alumnos de música perfectamente aptos para componer la banda militar del cuerpo Nacional de Artillería. Es digno de elogiar la prontitud con que ha enseñando a estos jóvenes militares. Ya son cuatro las bandas militares que alternan descansadamente en el servicio de la plaza, debiéndose añadir las diferentes bandas pertenecientes a distintas fuerzas militares destacadas en otros puntos de la frontera...». Según testimonios de Juan Silvano Godoy  «el maestro Dupuis estaba asimilado al grado de Teniente 1º y gozaba a un sueldo de los Ministros de Estado. De temperamento displicente, irascible, medio neurastémico, famoso alcoholista y de carácter despótico -sin carecer de talento musical- sometía sus numerosos discípulos a rigurosisima disciplina. Los neófitos que no repetían sus lecciones al día siguiente de escuchadas, sin un solo error, recibían diez palos por vez primera, veinte por la segunda, treinta por la tercera y así sucesivamente.  Acostumbraba recorrer de noche las plazas públicas y de armas donde había retreta. Escuchaba de lejos y anotaba prolijamente a los músicos a quienes notaba descuidados o remisos; y a la primera hora del día siguiente les aplicaba 40 palos al deslíz». 
Falleció en Asunción el 2 de julio de 1861.

VOLVER ATRÁS